spot_img
InicioOpiniónPalabras Más / Vamos por quinto año

Palabras Más / Vamos por quinto año

El ángel caído se convierte en un malvado demonio.

No obstante, incluso el enemigo de Dios y del hombre

gozó de la compañía de amigos y semejantes

en su desolación. Yo en cambio, estoy completamente solo.

Mary Shelley

Arturo Suárez Ramírez/ @arturosuarez

Ya está en marcha el quinto año de gobierno de López Obrador y es muy probable que no imaginara el desastre que viene arrastrando, lo más exitoso de su administración es la marcha que logró juntar a más de un millón de sus simpatizantes en Paseo de la Reforma y que le tomó caminar algo así como seis horas un trayecto de poco menos de cuatro kilómetros, a estas alturas el Pejelagarto quería a todos, propios y opositores, rendidos a sus pies e implorando continuidad en algo que solo existe en la mente del presidente y su séquito de incondicionales que se llama 4T, la lista de pendientes es larga y se va a ir como los anteriores, con la deuda de no haber estado a la altura de las circunstancias.

Desde la campaña y por la gran corrupción del sexenio peñista, López Obrador hizo promesas de campaña que a todas luces se sabía que no iba a cumplir, pero qué más da si todos lo hacen, aunque este era el primer candidato ganador de la “izquierda” mexicana, el principal cuestionamiento de ayer y de hoy es que nunca diagnosticó, no midió, nunca explicaba cuál sería el método y así le escuchamos varios desatinos como la forma de extraer petróleo, y bueno ya en la presidencia nos dijo que llegaríamos a tener un sistema de salud como los mejores del mundo, particularmente como Dinamarca, en otra ocasión remató en una mañanera con aquello de que “gobernar no tiene ninguna ciencia”, ese es nuestro folclórico y peregrino presidente.

Sin lugar a dudas lo que más preocupa a la sociedad, no importa quien gobierne, es la salud y la seguridad, porque en ello se puede ir la vida. López acusa un gran fracaso en todos los frentes, pero la seguridad y la salud terminan por desnudar a un régimen que solo sabe construir desde la narrativa de la división y la culpa. Ahí queda el mal manejo de la pandemia que ha dejado 330 mil 495 muertos, la extinción del Seguro Popular dejando a 35.7 millones de personas en el desamparo, la transición en el peor momento al INSABI que terminó siendo un fracaso, la carencia de medicamentos que ha cobrado la vida de más de 3 mil menores que padecían cáncer y 5 mil pacientes con VIH, además de aceptar que no sabe cómo le van a hacer para llegar a los primeros lugares en servicios de salud pública.

El otro tema el de la seguridad, sigue y sigue repitiendo aquello de “abrazos y no balazos”, claro que se entiende que era para la bonita retórica del discurso en los mítines, pero en la realidad nos pone contra la pared, a estas alturas el sexenio de López Obrador suma 140 mil 555 homicidios, convirtiéndose en el más violento por encima del de Felipe Calderón y solo es cuestión de tiempo para rebasar los niveles de violencia de la administración de Enrique Peña Nieto. Aunque Rosa Icela Rodríguez afirma que la estrategia funciona, todos los días hay asesinatos dolosos y aquello que tanto negaba y se reía el presidente sigue ocurriendo, las masacres existen y ya se cuentan 45 de estos terribles actos.

Como en las guerras hay territorios perdidos, la barbarie es cosa de todos los días, hay lugares en donde no entra la Guardia Nacional o son sacados literalmente a patadas y humillados. En las redes sociales circulan cientos de videos con imágenes de violencia, los cárteles se graban como ejecutan sádicamente a sus rehenes. Mientras en Palacio Nacional se presentan cifras alegres y se declara el fin de la corrupción, en imágenes se puede ver como un hombre echa a una fogata los restos de otro, destazado como res, mientras sostiene la cabeza que luego tira al fuego, esos son los abrazos del presidente y su equipo.

Claro que son responsables los presidentes anteriores del tiradero en el que vivimos, pero López tuvo la posibilidad de llevarlos a juicio y le tembló la mano, le pasó la responsabilidad al pueblo bueno mediante una consulta que obtuvo el resultado que quiso, no hay justicia social para un país adolorido y enlutado desde hace tres sexenios, vale culpar al pasado, pero también asumir responsabilidades pues es López Obrador el que gobierna.

Estos dos rubros, el de la inseguridad y la salud le pegan a su mercado, siempre pagan los más pobres que por cierto la cifra se incrementó, hay casi cuatro millones más y dos en pobreza extrema, a pesar de los incrementos en el salario que ahora será de 207.44 pesos y en los programas sociales se pierde el poder adquisitivo, se los come la inflación que se registra en 8.14%. Pueden hacer mil marchas con más y más seguidores, seguramente no llegarían a los 30 millones que le dieron el triunfo en el 2018, y aunque marcharan, ni así se convertiría en un gobierno exitoso… Pero mejor ahí le dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img

Lo mas leido

A %d blogueros les gusta esto: