spot_img
InicioOpiniónPalabras Más / Medios adoctrinadores

Palabras Más / Medios adoctrinadores

Me vengaré de mis sufrimientos;

si no puedo inspirar amor,

desencadenaré el miedo.

Frankenstein de Mary Shelley.

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

“Andrés Manuel López Obrador es un Jesús que Dios nos mandó del cielo y aquí lo tenemos y por eso lo vamos a seguir apoyando con los que vengan de Morena. ¡Arriba México!”, esas fueron las palabras de un asistente a la marcha de López Obrador, la declaración fue hecha ante los micrófonos de Canal 11 y del 14, ambos pertenecientes al Estado Mexicano y que dejaron su papel de educadores para contribuir a la pleitesía cuasi religiosa y adoctrinamiento de las masas.

¿Cuál hubiera sido la reacción de López y los suyos si se hubiera hecho en tiempos de Calderón o Peña?

Durante la marcha del capricho de Andrés Manuel López Obrador, los medios de comunicación del Estado hicieron el peor de los papeles, todo el tiempo se les fue en hacer loas a su patrón y así sin recato transmitieron por más de seis horas con una clara línea dictada por Jesús Ramírez Cuevas y sus secuaces, algunos terminaron por sepultar la credibilidad y profesionalismo que les llevó años construir en medios combativos como Proceso y que hoy se convirtieron en los jilguerillos del régimen, se convirtieron en lo que tanto criticaron y que ya no tienen autoridad moral porque son iguales a los del pasado.

Pero dicen que “el hueso es el hueso” y quedó de manifiesto desde el primer día en que llegaron llenos de rabia para instaurar un aparato de comunicación que también les ha resultado un fracaso, pero como dice López, fuera máscaras y quedaron evidenciados, así se construyeron a sus “periodistas” que ya ni les hace caso Ramírez Cuevas y que varios, como en la novela de “Frankenstein” hasta se volvieron contra su creador, otros pasados de copas han revelado cuánto cobran por preguntar en la “mañanera”, es decir hay más corrupción ahora que decretaron que se terminó.

Claro que el maestro de esas prácticas ni siquiera es Ramírez Cuevas o Jenaro Villamil, sino el mismo presidente de la República, lleva cuatro años mintiendo sistemáticamente, estigmatizando a los medios y a periodistas que en el pasado le dieron espacios, cuando según él había un cerco informativo, pero solo daba entrevistas a los medios que él consideraba grandes. Lo mismo ha llamado traidores a quienes lo invitaban a sus programas por no venderle una patente de corso, por no creerle todo lo que dice y menos cuando es gobierno, es una máxima del periodismo que no entiende, aplicable por el simple hecho de ser político cortado por la misma tijera de los priistas y panistas.

No hay nadie de sus pocos periodistas con los que cuenta que le diga que las cosas están mal, que gobernar bien no es directamente proporcional al éxito de una movilización como la del domingo y que exaltaron sus medios afines. Mientras dice que estos son los humanistas y que buscan el bien de todos, se asfixia a Notimex con más de mil días en huelga y que la directora de esa agencia solo recibe órdenes, ese conflicto se resolverá hasta que se termine el sexenio, mientras los trabajadores sufren la falta de sus salarios.

La cuenta regresiva para que se termine el mandato de López Obrador va, entramos a la parte crucial de los procesos electorales que nos dirán si habrá cambio de timón o seguimos otro sexenio con la ideología de López y para ello echarán mano de los medios de comunicación del Estado, total los que los manejan perdieron la vergüenza… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img

Lo mas leido

A %d blogueros les gusta esto: