spot_img
InicioOpiniónPalabras Más / Los incapaces u solapadores de la violencia

Palabras Más / Los incapaces u solapadores de la violencia

Todas las personas tienen la disposición

de trabajar creativamente.

Lo que sucede es que la mayoría

 jamás lo nota.

Truman Capote

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez – Agencia Cuestión de POLÉMICA

Estimado lector, gracias. Los mensajes lanzados desde Palacio Nacional sobre la política para combatir al narcotráfico, pacificar al país y terminar con el crimen organizado se han recibido muy bien por la sociedad, los “abrazos y no balazos” representan la rendición del Estado, de López Obrador y su 4T ante los malos que juró combatir, mientras la ciudadanía queda a su merced y esto va que vuela para ser el sexenio más violento con sus 104 mil 37 muertos, ni con Felipe Calderón,  ni con Peña Nieto se alcanzaron esos nivel de violencia.

Claro que en Palacio Nacional ni se inmutan, ellos tienen otros datos, ellos creen que hacen justicia por la divinidad del Mesías tropical, él dice quién es culpable y quién inocente, así Emilio Lozoya puede cenar en el lujoso Hunan, Luis Videgaray disfrutar de su lujosa vida y Peña Nieto de romance por Roma, aquí persecución a 31 científicos del Conacyt que osaron desafiar a su directora y al Pejelagarto, no son los únicos casos, ahí están activistas, ambientalistas, feministas, intelectuales y periodistas.

López Obrador sin ser un dictador sino un simple y mal imitador, nos regala destellos de su poca tolerancia y radicalización discursiva, en su loca cabeza dice que esos temas, los del feminismo, ecologismo y otros son un invento del neoliberalismo. En esos rubros curiosamente es donde las organizaciones no gubernamentales trabajan, en esos vacíos que no cubre el gobierno de los humanistas y que ha hecho más grandes como el apoyo a las mujeres con las estancias infantiles, mastografías, desabasto de medicamentos.

Ahí también se inscribe el trabajo periodístico tan importante para las democracias y desde que fue jefe de Gobierno del DF emprendió una campaña para decirse víctima de la censura y estigmatizar a la prensa, eso se agudizó cuando se convirtió en presidente, los comentarios sistemáticos para azuzar a sus hordas contra comunicadores, eso ha valido para que instancias internacionales se pronuncien y alerten sobre la violencia que se estimula y tolera desde Palacio Nacional.

Tan solo la semana pasada asesinaron al periodista y conductor de noticias Freddy López Arévalo en San Cristóbal de Las Casas. Esta semana a Alfredo Cardoso en Guerrero, la pérdida de dos compañeros en menos de una semana, los discursos son los de siempre, condenas y condolencias que no sirven para nada, de los 50 muertos y agresiones que se han registrado en este régimen, ningún caso ha sido resuelto eficientemente por la Segob y Alejandro Encinas.

El asesinato de estos dos reporteros mexicanos en menos de una semana marcó el pasado 2 de noviembre el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas en un país teñido por una violencia desbocada que no encuentra justicia. Incluso Leopoldo Maldonado, director de Artículo 19 para México y Centroamérica comentó que el 98 por ciento de las agresiones contra la prensa no son sancionadas.

El jueves que fue asesinado Freddy López, platiqué con una amiga periodista chiapaneca, me dijo que algo se movió en ella por la noticia y le dio instrucciones a una amiga, le dejó documentos y nombres por si le pasa algo, el mensaje señor presidente ha quedado entendido, no habrá protección ni garantías para el trabajo periodístico, aunque usted prefiere zalameros… pero mejor ahí la dejamos.

Entre Palabras

A la oposición solo le queda la posibilidad de una alianza entre el PRI que está arrodillado ante el caudillo, el PAN que asume anticipadamente sus derrotas y los despojos de algo que se llamó PRD.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

RELATED ARTICLES
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img

Lo mas leido